Tarjetas criptográficas, tan funcionales como el certificado software pero más seguras y portables

El certificado digital de CERES FNMT permite realizar cada vez más trámites a través de internet. Ahorrar tiempo y dinero y evitar desplazamientos innecesarios es posible tanto con el certificado digital de persona física como con cualquiera de los certificados de representación.

Sin embargo, antes de comenzar a disfrutar de sus ventajas, es preciso guardar la información relativa a este sistema de firma digital bien en un navegador compatible instalado con carácter previo a la solicitud del certificado en nuestro equipo o bien en una tarjeta inteligente o criptográfica.

A pesar de que son sistemas diferentes, lo cierto es que el certificado software alojado en nuestro navegador y las tarjetas criptográficas son compatibles. Es decir, es posible llevar el certificado digital a una tarjeta inteligente.

El procedimiento para realizarlo es sencillo. Únicamente hay que exportar con clave privada el certificado instalado en el navegador hasta la tarjeta (lo que no se puede hacer es exportar un certificado obtenido con la tarjeta al navegador).

Seguridad

Ambas formas de almacenamiento ofrecen a los usuarios del certificado digital las mismas funcionalidades, pero la tarjeta criptográfica cuenta con sistemas de seguridad más robustos y avanzados que reportan más garantías de confidencialidad y la hacen resistente a la adulteración y copia.

Los diferentes modelos de tarjetas criptográficas de CERES FNMT –que pueden adquirirse en la tienda virtual– han sido específicamente diseñados para infraestructuras de clave pública en las que se requiere autenticación de una entidad, integridad, confidencialidad de datos y el no repudio en origen.

Por todo ello, las tarjetas criptográficas de CERES FNMT pueden considerarse dispositivos seguros de creación de firma digital que, además, están al día en cuanto a cumplimiento de normativas legales vigentes como la Directiva Europea de Firma Electrónica y la Ley de Firma Electrónica.

Pero, además, estas tarjetas cuentan con otros mecanismos que les dotan de mayor seguridad, si cabe, como, por ejemplo, un control de acceso previo al uso de los certificados que albergan en su interior.

Portabilidad

Aunque de suma importancia en determinados casos, las tarjetas criptográficas incorporan algunas ventajas añadidas a la de la seguridad. Una de las más destacadas –y valoradas– es su portabilidad. Estas tarjetas inteligentes, que admiten hasta 10 certificados digitales estándar, se pueden utilizar en cualquier ordenador que disponga de lector.

Es cierto que, en la actualidad, no todos los equipos informáticos incorporan sistemas de lectura de tarjetas criptográficas. Sin embargo, esto no constituye un verdadero problema.

En este caso, los lectores portátiles de tarjetas criptográficas se presentan como una solución más que válida a este pequeño inconveniente. Es más, CERES FNMT ofrece en la tienda virtual de su web kits compuestos tanto por la tarjeta inteligente como por el dispositivo que la lee.

Estos lectores se conectan a cualquier ordenador a través de un puerto USB, con el que sí cuentan, a día de hoy, todos los equipos informáticos del mundo. Generalmente, los drivers del lector de tarjetas suelen venir integrados en el propio dispositivo o se pueden descargar desde la web del fabricante.

Quizás te interese:

Comentarios


Aquí puedes dejar tu comentario